Reventando a una enana

8
63

Estando en la piscina de la nada salió una enana. Ciertamente me dió morbo para ser sincero y además se le veía receptiva. El caso es que me empezó a vacilar y no lo dudé ni un instánte: polvazo que te crió. Le metí tanta caña que le será difícil olvidar ese día, te lo aseguro.