Eperando su lechada semanal

0
33

Hoy por fin es viernes, pero yo casi que estoy temiendo llegar a casa. ¿Sabes el dicho del sabado y el polvete? Bueno, pues en mi casa lo cambiamos al viernes, pero mi mujer es tan viciosa que no va a esperar a la noche; en cuanto me ve aparecer por casa, me arrastra hasta el sofa, y me folla de mil maneras hasta que por fin acabo por correrme en toda su cara, que es lo que mas le chifla.