deseosa de sexo anal

1
31

Cuando tienes una mujer como la mia, por mucho que le digas que hoy no tienes ganas de petarle el culo, no hay nada que hacer: ella se las ingenia para acabar con mi polla en su ojete, y es entonces cuando empieza a moverse y gemir de puro placer.